Marruecos ornitológico.


El pasado mes de agosto realicé junto con miembros del grupo local SEO-Sierra Nevada (Juanfra, Icíar y José) un viaje ornitológico a Marruecos.

Como se disponía de poco tiempo se optó por un viaje relámpago hasta el desierto.
En Tánger, tras pasar unas horas en la frontera, alquilamos una furgoneta y nos dirigimos hacía el medio Atlas, haciendo noche en el Auberge Tourtite, cerca de Ifrane más conocida como la Suiza marroquí. 

A la mañana siguiente, visita al bosque de cedros del Medio Altas, para ver los macacos de Berbería.



La población local  siempre  muy servicial; en este caso estos niños quisieron salir en la fotografía junto al cedro y conmigo.


Continuamos el viaje por la carretera que recorre el Medio y Alto Atlas, realizando algunas paradas en las lagunas de los alrededores de Sidi-Ali. Bastante presencia de focha moruna y cerceta común.



Por el camino bastante presencia de tórtola europea, protagonista durante todo el año 2015.



En Rissani nos esperaba Brahim (GAYUIN, Birding Tours over Morocco) un guía y amigo que nos acompañaría durante dos días por el desierto, en la zona de Erg Cherbi y desierto remoto para ver las aves de esta zona.


Entre las aves de esta zona del Sahara se dejaron ver collalba Yebélica, o de Brehm, alcaudón real ssp elegans, gorrión sahariano y alondra ibi.




Continuamos el camino por pistas sin señalización en pleno Sahara para ver dos especies: curraca sahariana occidental y  chotacabras egipcio. Llegamos a una huerta de un bereber en pleno desierto donde vemos turdoide rojizo, alzacola y gorrión común.


Tras una larga búsqueda a 45º, por fin se dejó ver de cerca la curruca sahariana.


De vuelta a la huerta del bereber nos acompañó encima de nuestras cabezas un halcón Borní.

De camino para ver el chotacabras egipcio que había localizado el bereber vimos algún reptil por las inmediaciones de la huerta.



Para celebrar los avistamientos, una foto de grupo y un té en casa del bereber, que no invitó amablemente. 



Por la tarde para finalizar el día en el desierto, un paseo en dromedario para ver el atardecen en el Sahara aunque  el clima no acompañó ya que nos cayó una pequeña tormenta de de agua en el desierto. (en desierto también llueve aunque no lo parezca)




Al día siguiente abandonamos el desierto  para dirigirnos a Rissani, para detenernos primero en una zona del extrarradio y observar mochuelo y escribano sahariano.


Antes de partir hacia Tánger intentemos buscar el búho del desierto pero finalmente no fue posible. Si observemos cuervo desertícola, abejaruco persa y bulbul naranjero.




A la mañana siguiente desde Tánger cogimos un ferry hasta Tarifa poniendo fin al viaje a Marruecos.


   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las minas de Alquife, una mirada al pasado.

El lápiz de la naturaleza.